09 enero 2007

EL PAPEL ... EN TIEMPOS DE CAMBIO


Y la calma se rompió como un cristal al impacto de una piedra lanzada por un jovenzuelo con el rostro cubierto.

Tanta paz, tanto silencio; bonitos rostros, finas figuras, moda, glamour, aromas uniformados, sonrisas aprendidas.... se vinieron por el suelo y ... de esa manera, tuvieron que cederles -no les quedaba alternativa- un espacio en la televisión, en las radios y periódicos (a las revistas no entrarán jamás) a los otros.... a los que no compartían, auque quizá hubieran querido... ese destino de un país poniéndose a la altura de los tiempos y la modernidad.

Y la calma se rompió cuando las gentes -las otras- se cansaron de ser únicamente noticias en las páginas rojas, de imagen folklórica o jornada de limosna.

Boquiabiertos habíamos presenciado y habitado el tiempo de la estupidez. Artistas clasemedianos, intentando abrirnos campo en el mercado... De cuando en vez, un verso, una pincelada, un trazo en el margen... signo de inconformismo... y nada más.

Y la piedra cruzó el aire y ..... Turbulento tiempo el que nos tocó vivir.

¿y qué? Dejar constancia de este tiempo, de sus detalles humanos, de los sueños que se tejieron tras las barricadas, en los piquetes cocaleros, en los ojos de los que sin saberlo abrían otra página en la historia y desparramaban su sangre en las calles del El Alto, de Achacachi, del Chapare...

Y más. Contarle la historia de su padre a aquel niño que jamás lo conocerá. Quitarle la tragedia del abandono y darle un giro hacia la epopeya con rostro cobrizo.

Y más. Describir esos ojos que, cuando ven a los antiguos dueños de estas tierras en la televisión, se inyectan de odio. Y más.... seguir creando....

Ese, según yo, debe ser parte del papel de los artistas en tiempos como estos...

2 comentarios:

hjfcool dijo...

I have seen your blog and I found a lot of interesting Content... So good image and some good art... I invite you to see mine at here

sal dijo...

Días atrás, un compañero ha insinuado cerrar estas páginas por falta de aportes.

Solamente artículos suyos existen en dos blogs que expresan ideas de nuestro colectivo. Las ideas extra-blog abundan y sin embargo el resto de nosotros no hace(mos)presencia con ellas en un espacio que en todo caso debe unirnos y fortalecernos. Ni siquiera nos comunica. ¿Es esta la idea de aportar desde nuestra posición? ¿Quienes somos? Es cierto que estamos en conflictos existenciales, familiares, ideológicos con nuestro medio clasemediero y con
nosotros mismos. Pero no por eso no tenemos palabra. No por eso las ideas escapan.

Eso no nos ha impedido "asombrarnos" ante los sucesos ni dejar de sentir los golpes que caían sobre nuestros hermanos esos días de violencia en Cochabamba. Es cierto,
no somos campesinos y afirmarlo, más allá de exquisiteces conceptuales, es una mentira. Pero podemos identificarnos con ellos. Muchos dirán que somos
clasemedieros renegados. Clasemedieros...sí. Y ahí lo dejamos. Y lo de renegados,
qué vueltas darle? Qué más nos van a decir sin saber lo que dicen? Comunistas, troskos, indios... ¿Estos son insultos? Rabia, eso sí tengo yo. Pero no sólo.

Tantas cosas que decir, y tan poca práctica al decirlas. Y tanto miedo. Quizás como a esa chica que escribió acerca del cívico sentimiento "balluno", que pretende que la dignidad resida en unos jardines, alguien pueda deconstruir nuestras ideas y
destruirnos, y aprovechar para insultarnos. ¿Tenemos ese miedo?

El 17 de Enero del año 2007 han golpeado brutalmente a nuestros hermanos, y nosotros teníamos miedo a que nos insulten por internet! El miedo nos persigue y la inseguridad de escribir. Y eso que muchos tienen más práctica que la de escribir "nicks" para chatear y firmar tarjetas electrónicas!

¿Dónde estamos? ¿Qué papel pretendemos jugar? No nos desliguemos del compromiso que
consiste también en aprovechar las herramientas que tenemos y que otros hermanos no utilizan. La libertad tiene muchos frentes.

¿Qué hacemos con nuestra indignación, y con nuestra fuerza?

Compañeros, conozcámonos. Reconozcámonos y unámonos como una identidad quizá nueva.

Con tiempo para las palabras, y tiempo para caminar.

El silencio ya tiene una rajadura...

Vale la pena vivir...adelante!
Adelante Grober!