07 noviembre 2007

NOSOTROS LAS CLASES MEDIAS


"""Decepcionados de un proceso que parecía auténtico; constatando que Evo no tiene la capacidad intelectual para dirigir al país; viendo el descalabro de la economía; siendo testigos de los discursos de confrontación y las visitas cotidianas al Oriente con el afán de provocar... no nos queda mas que hacernos a un lado del "proceso" que, de cambio ya no tiene nada y solo repite los errores y vicios del pasado"""

Este es, en uno u otro tono, el caracter del discurso que va adquiriendo la clase media... clase de la que nosotros tambien somos parte. Clase media, media clase, clase a medias.... pendulante e indecisa... cobarde y ventajista, enferma y adicta a los triunfos, cualquiera fuera su color.

Ese es el discurso de una clase que no hizo nada para que los cambios ocurrieran; que no movió un pelo para oponerse a la venta del país durante el gonismo y el banzerismo; sindicatos aliados de la "modernidad" (¿LAB?); intelectuales que se convirtieron en consultores para medrar de las arcas subvencionadas por los organismos internacionales ansiosos de poner en práctica sus programas; académicos que fabricaron el discurso y se ocuparon de convencer al país que ese modelo era lo mejor que se había inventado en la historia.

Esos que contemplaron incrédulos por televisión el triunfo electoral de Evo Morales y -en el mejor de los casos- le dieron su voto... pero no estuvieron en la trinchera durante la década en la que se fue construyendo una nueva conciencia. Esos que se creyeron los elegidos para ocupar puestos públicos y ministerios... pero no les permitieron... porque a otros -por derecho y por honor- les corresponde este capítulo.

Esos, de los mismos, de esa clase. . . tambien somos nosotros PERO, por opción, por conciencia y por moral, renunciamos a ella. Nos ponemos al servicio -desde el lugar mas humilde- y nos jugamos por el cambio social... sin ninguna aspiración mas que aportar a la construcción de un futuro de justicia y dignidad para los que habitamos esta patria donde cada color tenga su lugar en la wiphala de la esperanza.

1 comentario:

Ariel C. dijo...

desde todo punto de vista es elocuenta y veridica cada palabra escrita entre esas tristes lineas, ya que refleja la gran verdad de lo que estamos viviendo y de lo que muchos han tomado como cierto...no porque ellos quisieran sino porque no tienen una conciencia libre y clara de si mismos y que por ende se dejan manipular por aquellós que solo pretenden la confrontación ocultando bajo una tela sus verdaderos interéses ocultos.
Es por eso y por mucho más que yo tambien estoy en tu misma senda amigo mío